Importancia de los equipos de packaging

diseño de sistemas de embalaje

La ingeniería y sus diferentes avances han permitido que las empresas de manufactura optimicen sus cadenas de procesos, lo que se traduce en aumento de producción, calidad y disminución del desperdicio. Los equipos de packaging resulta uno de los desarrollos de gran aporte al sector industrial, por ejemplo; gracias a que resguardan la mercancía, evitando deterioro, contaminación, extravío, caídas y, por ende, pérdidas tanto económicas como humanas, en caso de accidentes.

Inicialmente, las actividades industriales implicaban mucho esfuerzo físico del hombre, aun con la invención de las maquinarias, especialmente en líneas de producción para el ensamblaje de piezas y el embalaje. No obstante, la necesidad de cubrir la demanda del mercado, bajar el número de mano de obra, ahorrar tiempo, espacio y dinero, dieron origen a la automatización de este tipo de trabajo.

En tal sentido, actualmente se evidencian en las empresas de diversas áreas: químicos, textiles, alimentos, construcción, entre otras, equipos automáticos. Ahora bien, en lo que respecta al empaquetado, que es el proceso final, existen maquinarias que realizan de forma efectiva el trabajo: paletizando, flejando, introduciendo en cajas, bolsas y agrupando según las cantidades o pesos establecidos, el producto en cuestión.

Cabe destacar, que en las fábricas vanguardistas en lo que se refiere a tecnología y ciencia, se ha optimizado tanto el número del personal, que ni siquiera es necesario un operador que asista e inicie el trabajo de estos equipos, o en su defecto sitúe la mercancía en un lugar determinado para ser embalada. Esto se debe a que poseen, en esta etapa, brazos robóticos integrados que, a través de sensores y programas, ejecutan dicha actividad.

La creación de estos robots es una de las hazañas más significativas en los tiempos que corren, puesto que han incrementado súbitamente los números de producción, disminución de errores humanos, accidentes, enfermedades profesionales por movimientos incorrectos o la repetición, y mejorar las técnicas de trabajo como indica “Lean Manufacturing”.

Evidentemente, para que los resultados sean satisfactorios, es menester que los equipos a diseñar e instalar, se elaboren por ingenieros expertos (mecánicos, eléctricos, electrónicos, etcétera); lo que garantizará la inversión. Así mismo, el mantenimiento preventivo correcto complementará con este objetivo.

Importancia del tratamiento ignífugo para madera

tratamiento ignifugo para madera

A lo largo de la historia de la humanidad, los fenómenos naturales se han posicionado entre los principales causantes de enormes pérdidas, tanto de personas, fauna y flora, así como de dinero. Estos son inevitables: huracanes, terremotos, tormentas, erupción de volcanes, derrumbes de montañas, entre otros. Sin embargo, hay accidentes que pueden ser controlados y evitados por el hombre como es el caso de la propagación de incendios; de allí la pertinencia de un buen tratamiento ignífugo para madera.

El fuego se considera un “arma de doble filo”, puesto que ofrece ventajas, siendo sus usos perentorios para la sociedad; pero también genera fuertes impactos negativos si no hay el control y cuidado necesario. Éste desde los inicios del hombre, le ha permitido realizar hogueras para cocinar o como sistema de calefacción, defenderse ante el enemigo y ver en la oscuridad. Evidentemente, estas actividades se han ido desarrollando, aunque utilizando aún esta fuente de calor.

Ahora bien, la mayoría de los incendios se deben: a la generación de una chispa cerca de un combustible o una sustancia inflamable y, por otro lado, al contacto de un material, no resistente a altas temperaturas, con una llama. En todos los casos existentes, la acción inmediata es evitar la propagación, lo que se facilita con los excelentes productos disponibles en el mercado para tratamientos ignífugos, especialmente para madera y textiles.

En el caso de la madera usada para la construcción, dicho tratamiento es importante e impuesto legalmente. Este hecho se atribuye a que los incendios en edificios, casas, locales o cualquier obra, origina perjuicios al medio ambiente y a la salud de la sociedad.

Cabe destacar, que la madera como tal no es la responsable de estos accidentes; no obstante, el material propaga el fuego una vez que este lo toca. En tal sentido, han surgido productos (recubrimientos) como las pinturas intumescentes, las cuales aumentan su resistencia al calor, al retardar, por lo menos por 60 minutos, la combustión.

Tanto las pinturas como resinas intumescentes, han arrojado estos excelentes resultados, lo que se debe a que se comportan como aislantes térmicos, formando una espuma que impide el paso del calor a la madera. Adicionalmente, han sido aceptadas satisfactoriamente, por no quebrantar con la belleza y estilismo que posea la pieza a instalar.