Implantes dentales Madrid – Orígenes

Hoy en día, si has perdido unas piezas y te preocupa el impacto que esto tendrá en tu vida, siempre puedes colocarte unos implantes dentales Madrid para que literalmente devuelvan la sonrisa a tu rostro. Y mientras estás acostado, en proceso de recuperar tus dientes, te podrías preguntar, ¿cuáles son los orígenes de la mencionada técnica?

Antes de dar un paseo histórico, has de saber que los huesos de la mandíbula tienen una propiedad muy particular, y es que reaccionan a la presencia o ausencia de objetos. Si no hay nada, irán retrocediendo y desapareciendo. Pero si detectan algo crecerán a su alrededor hasta cubrirlo y tenerlo firme. A este proceso se le llama osteointegración.

Con eso dicho, ya estás listo para conocer que a lo largo del tiempo y las épocas se ha probado toda clase de cosas para sustituir piezas dentales caídas. Los mayas usaban conchas marinas, los egipcios empleaban dentadura humana, animal, piedras pulidas y metales preciosos.

implantes dentales madrid

Por la edad media se sugirió coser la pieza recién caída con hilo de oro, o para los de alta alcurnia, tomar los dientes de la gente pobre y los sirvientes. Pero esto fue un fallo rotundo, no solo por los conflictos éticos, sino también por las infecciones, casi kármicas, que siempre se producían.

Entre la edad moderna y la contemporánea se descubrió que tornillos en formas de rosca eran los más estables estructuralmente, y que dar unos meses con objeto de que el hueso creciera y la carne cicatrizara, sin agregar ningún peso o presión extra, aumentaba las oportunidades de éxito dramáticamente.

Pero la búsqueda de un material que fuera resistente sin causar rechazo ni infección era el talón de Aquiles de esta disciplina. Hasta que llegaron los años 60 y dieron con el titanio. Vale la pena mencionar que pasó.

En Suecia, 1952, el cirujano ortopédico Brånemark estaba haciendo un estudio sobre la regeneración ósea y cicatrización, instalando pequeñas cámaras de titanio en conejos. Meses después cuando terminó, e intentó retirarlos, no pudo, el hueso se había fusionado con el metal perfectamente.

Cuando un dentista se enteró, la noticia corrió como pólvora y prontamente los implantes de titanio se hicieron reconocidos mundialmente como la mejor opción para recuperar todos los beneficios de un diente natural.

Deja un comentario