Curso de extensiones de pestañas en Madrid – La evolución pelo a pelo

Curso de extensiones de pestañas en Madrid

Si buscas un curso de extensiones de pestañas en Madrid, debes localizar solo a los mejores. Recuerda que se trata de tu capacitación y de ello dependerá tu éxito profesional. En materia de embellecimiento es necesario marcar la diferencia y esto aplica tanto para los clientes como para aquellos profesionales que dan el servicio. Así que, si tú ocupación gira en torno al maquillaje, recuerda que, una mirada radiante y expresiva es parte esencial de ello.

En tal sentido, realzar los ojos va más allá de las tonalidades y sombras. Por supuesto, esto lo saben los expertos en este oficio desde tiempos inmemorables. Ya en épocas pasadas, como, por ejemplo, en tiempos del Imperio egipcio, el maquillaje era fundamental, realzando la mirada notablemente.

Más tarde las largas y espesas pestañas desempeñaron un papel determinante para conseguir un aderezo hermoso para el rostro. La aparición de las primeras postizas se ubica a comienzos del siglo XX en el mundo de la cinematografía norteamericana, cuando D.W.Griffith, padre del cine moderno, llevaba a cabo la dirección de la película Intolerance”, en la cual, pide colocar pestañas falsas rozando las mejillas de la actriz Seena Owen.

Con el transcurrir de los años, este artilugio fue incorporado al maquillaje a través de aplicaciones que se ponían como un solo postizo. Era elaborado con pelo humano y se adhería al ojo a través de una malla. Su aplicación podía durar hasta dos horas. Luego se comercializó el mismo elemento, pero con pelo sintético, sin embargo, seguía siendo un complejo procedimiento.

Más adelante surgió la moda twiggy en los años 60, donde el efecto de pestañas prominentes era arriba y abajo. Fue tan solo hasta el año 2004, cuando en Corea se crea la aplicación de pestañas postizas en un único paso. Hoy día las extensiones de pestañas han logrado incorporarse nuevamente como parte del maquillaje, haciéndolas ineludibles.

Incluso, sin estar maquillada es normal llevarlas largas y rizadas de manera natural, aun sin serlas. Esto solo se puede lograr con una debida aplicación, que solo podrá obtenerse recibiendo el adiestramiento adecuado, por parte de un curso de extensiones de pestañas pelo a pelo.